2 de Marzo: Día de Hispanoamérica: “La alegría de ser misionero”

           El próximo 2 de marzo se celebra el Día de Hispanoamérica con el lema “La alegría de ser misionero”, promovido por la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal y por la OCSHA, la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, la obra española que acoge a un gran número de sacerdotes diocesanos que trabajan en el Continente Americano.


          Esta es una jornada en la que las Iglesias Latinoamericanas y de España se unen para esta misión de comunión, colaboración y solidaridad entre estos pueblos y naciones hermanos. También es una oportunidad para recordar a todos los misioneros españoles en América Latina.
          “Es el lugar donde hay más misioneros españoles, como parece lo más lógico, porque nos sentimos más obligados con ellos: son a los que les llevamos el Evangelio y ahora no podemos ni queremos dejar de mantenerlo vivo. También les transmitimos nuestra lengua y nuestra cultura, que la han hecho suya, por lo que nos sentimos más unidos y más cercanos a sus vidas”, explican desde la delegación de misiones de Madrid, diócesis en la que se da especial relevancia a esta campaña.
 
         Este año, se ha elegido el lema: “La alegría de ser misionero”. La influencia del Papa Francisco ha sido decisiva en la elección de este lema y su Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”, un manual de evangelización y de despertar a la alegría de anunciar la buena noticia entre quienes no la conocen.
        “Debemos ser conscientes de que nuestros hermanos creyentes que viven en aquellas tierras permanecen fieles al Señor y a la Iglesia gracias a los sacerdotes, seglares, religiosos y sobre todo religiosas, que están con ellos. Nuestra aportación, nuestra oración, nuestro recuerdo no puede ser sólo por lo que hicieron los primeros evangelizadores de aquellas tierras, hoy, ahora, hay misión, se hace misión, se vive la misión. Y nosotros también nos debemos sentir implicados”, añaden.
        La diócesis de Madrid cuenta con 451 misioneros en Hispano-América. De los cuales 64 son sacerdotes incardinados en esta diócesis. Allí atienden parroquias, hospitales, son rectores o directores espirituales de seminarios, capellanes de universidad… donde la Iglesia local les ha pedido que se entreguen y sirvan a las comunidades.