• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

Internet a debate en la semana de Misionología de Burgos

Imagen del cartel de la 71ª edición de la Semana de Misionología de Burgos que

se celebrará del 2 al 5 de julio.

La comunicación es una experiencia antropológica que responde a un modelo cultural. Se da en todas las culturas y religiones, pero es especialmente significativa y vertebradora del mundo occidental. Tanto el pensamiento grecorromano como el judeocristiano hicieron de la comunicación una necesidad esencial: reconocer a cada in- dividuo su valor en sí mismo como ciudadano o como hijo querido de Dios. Este valor del individuo se hizo derecho universal a partir de la Modernidad.

El desarrollo tecnológico del s. XIX permitió conectar aún más a los individuos gracias a las grandes infraestructuras y a los medios de comunicación de masas. Esta relación entre comunicación y técnica se desarrolló extraordinariamente en el s. XX, acuñando expresiones como «aldea global» o «mundo interconectado». De ahí que la comunicación se convirtiera en algo funcional: todo tiene que estar interconectado. Así sucede en el s. XXI donde las redes sociales han creado un universo digital paralelo y complementario del mundo real.

La comunicación ideal supone intercambiar, compartir y comprenderse. Sin embargo, esto se ha visto arrebatado por la funcionalidad, después por la técnica y, de forma inevitable, por los intereses económicos e ideológicos. La misión de la Iglesia es precisamente la comunicación del Evangelio de Jesucristo a todos los hombres. Es una comunicación paciente, gratuita, comprensiva y respetuosa que engrandece al ser humano en su dignidad. No es que la Iglesia sea experta, es que ésta es su misión. De ahí que ante el cambio de paradigma hayan surgido nuevas dificultades y oportunidades.
La cita veraniega de la Semana Española de Misionología llevará a Burgos el tema de la misión en la comunicación y la comunicación en la misión. Detrás del lema «Misión   y Redes» no hay un intento de analizar la presencia de la Iglesia en las redes sociales, porque la Iglesia ya está con más o menos acierto. Eso sería reducir la comunicación misionera a técnica, a pura recepción y emisión de mensajes.

Fotografía de familia del encuentro que se celebró el año

pasado en  Burgos.
La Misión, al igual que la comunicación, es más que información. Supone una identidad, una cohabitación con el receptor, un respeto de su distancia y diferencia, un discernimiento entre valores e intereses, entre ideas e ideologías. Esto requiere tiempo y calidad. Lo curioso es que ambos, comunicador y receptor, no solo están conectados, sino que ya se conocen y comparten talento creativo. La Iglesia, cercana y atenta a todo los humano, debe reflexionar sobre este nuevo horizonte de la comunicación y la misión abierto por las redes sociales, con multitud de posibilidades, pero también, de intereses.

Para ayudar en esta reflexión, el programa de la 71ª edición de la Semana Española de Misionología contará con cinco ponencias y tres mesas redondas. La conferencia de apertura será pronunciada por el actual secretario de comunicación del Vaticano, Monseñor Lucio Adrián, que disertará sobre «Horizontes de la comunicación al servicio de la persona». Tras esta ponencia, el martes 3 de julio, el director del diario ABC, Bieito Rubido, presentará «La comunicación misionera y el periodismo misionero». A continuación, serán los profesores José Francisco Serrano (San Pablo CEU) y Ninfa Watt (Universidad Internacional de La Rioja) los que intervendrán con una ponencia titulada «La comunicación desde la perspectiva cultural» y «La comunicación desde la perspectiva pastoral», respectivamente.

El tercer día de la semana contará con la cofundadora del portal dontknown.net, Leticia Soberón. La exconsultora vaticana del Pontificio Consejo de Comunicaciones será la encargada de introducir a los asistentes en el mundo de las redes. Su ponencia lleva el sugerente título de «En-redados en la Misión». La última jornada contará con la presencia del exdirector de la agencia Zenit y fundador de Aleteia, Jesús Colina. Su ponencia analizará el «Futuro de la comunicación al servicio de la Misión». Como conferencia de clausura, Monseñor Ginés Ramón, presidente de Medios de Comunicación de la Conferencia Espiscopal, disertará sobre «La misión de la Iglesia en la comunicación».

La tres mesas redondas programadas afrontarán la correspondencia entre el binomio «Misión y Comunicación» con la participación de Luis Miguel Modino, misionero en Brasil, Laura Gómez Ruiz, de la agencia FIDES y el padre David Rolo, de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, el martes 3. Las dos restantes tendrán lugar el miércoles 4. Por la mañana, la monja tuitera, Xiskya Valla- dares, la directora de la editorial San Pablo, María Ángeles López, y la actriz y directora de la escuela de actores First Team, Assumpta Serna, debatirán sobre «Las nuevas plata- formas de misión: redes sociales, editoriales y cine». Por la tarde, otra mesa redonda re- cogerá diferentes experiencias de la Misión: en la Procura Misionera Salesiana, a cargo de Ana Muñoz; en un medio digital de información como Elconfidencial.com, con Federico Quevedo; y en las redes sociales de Obras Misionales Pontificias, con Ana Fernández. Todos los actos podrán seguirse  en  directo a través de los canales de Twitter, Facebook e Instagram. El hashtag de la semana es #misionologiaburgos.

Por Carlos Izquierdo Yusta Secretario de la SEM18
(Publicado en Mundo Negro - Junio 2018)


DÍA DEL MISIONERO BURGALÉS

                   Un año más queremos celebrar el Día del Misionero Burgalés, con todos los familiares y amigos de los misioneros, en este encuentro queremos recordar la labor de nuestros misioneros y la importancia de su familia en dicha misión, por su apoyo incondicional a sus hijos, hermanos, tíos, sobrinos...

                    Te esperamos en Briviesca el Día 15 de Julio

La Delegación de Misiones de Burgos






Delegación 
 



El burgalés, Luis Ángel Plaza, nuevo director general del Instituto Español de Misiones Extranjeras

    

El cardenal Blázquez y la cúpula del IEME


El cardenal de Valladolid, Ricardo Blázquez, clausuraba en la sede central del IEME de la calle Ferrer del Río la que ha sido la XII Asamblea General. Mons Blázquez asistía en calidad de Presidente de la CEE para tomar juramento al nuevo Director general del IEME.
Mons. Blázquez ha venido con tiempo para compartir con los asambleístas lo que han sido las impresiones, reflexiones, así como sentimientos y dificultades sentidos en los debates que se han llevado a cabo durante el proceso de Asamblea. Mons Blázquez nos preguntaba si en la Asamblea ha aparecido algo nuevo en el la perspectiva y desarrollo del Instituto Español de Misiones Extranjeras.
En el transcurso de su encuentro así como en su homilía ha expresado que "las tareas se asumen sin aspavientos y se dejan sin aspavientos, hemos sido llamados para servir y tenemos que estar en esta disposición. Una vocación rara pero necesaria para nuestro mundo". Nos ha expresado que venía sintiendo detrás de él a toda la CEE.
Como hemos venido ya informando, desde el 14 de mayo de 2018 el IEME ha vivido intensamente la celebración de su XII Asamblea General en la que han participado 23 representantes de los grupos en misión y de los que en este momento por diversos motivos se encuentran en España.
Al borde del centenario de la creación del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) nos hemos reafirmado en la necesidad de la Misión ad gentes de la Iglesia y en nuestra identidad como institución misionera. Asimismo hemos trabajado para ir caminando hacia un nuevo marco jurídico de sacerdotes misioneros que afiance las expectativas de los misioneros diocesanos para la Misión.
No menos importancia ha tenido para nosotros profundizar en la Animación Misionera en España deseando extender a toda las Iglesias locales el deseo del papa Francisco de una Iglesia en salida y que trabaje para la Misión.
Hemos mirado también al interior del IEME, que en esta nueva "andadura" completará entre el 2019 y 2020 una historia apasionada por la Misión. Fue el papa Benedicto XV que deseó personalmente iniciar este proyecto en Burgos desde las ascuas misioneras que habían encendido D. Gerardo Villota con el Colegio de Ultramar de Propaganda Fide. Deseamos que al completarse este centenario se mantenga fresca y con nueva energía la mirada misionera del papa Benedicto XV que alentaba a los sacerdotes diocesanos, a llevar el mensaje de la Buena Nueva de Jesús, desde la Iglesia, a todos los rincones del mundo.
En el transcurso de la Asamblea se han elegido el nuevo equipo de Dirección General y Departamentos, que darán cuerpo en un periodo de cinco años a nuestras aspiraciones e ilusiones. Estos han sido:
D. Luis Ángel Plaza Lázaro, Director General del IEME. Es de la archidiócesis de Burgos. En la actualidad formaba parte del Equipo de Formación y Animación Misionera del IEME. Procede del grupo de Bahía (Brasil).
D. Antonio González Mohíno Espinosa, Secretario general. Es de la archidió cesis de Zaragoza. Ha trabajado en Togo. En la actualidad estaba trabajando en calidad de Delegado de Misiones y director de las OMP Zaragoza.
Como responsables de los Departamentos de Información/Animación Misionera y Formación se han elegido a D. Isidoro Sánchez López, anterior Director del Departamento de Formación de la diócesis de Canarias y misionero en Nicaragua y D. Carmelo Pérez-Aradros León, de la diócesis de Calahorra-Logroño-La Calzada, misionero en Zimbabue.
D. Miguel Angel Aragón Moreno, Consejero, de la diócesis de Cuenca y misionero en Japón y D. José Antonio Arroyo Victoriano, de la diócesis de Burgos y actualmente se encontraba en España. Ha trabajado en Togo.
Agradecemos a todos los que se han unido a nosotros en oración, para que, desde nuestra diócesis de origen, el IEME sea un instrumento eficaz de la Iglesia española, al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia universal.
(Luis Miguel Avilés Patiño).-Religión digital 31/05/18

El Papa Francisco presenta la Obras Misionales Pontificias a través de un vídeo mensaje


 “Queridos hermanos y hermanas; con este breve mensaje quiero presentaros una realidad importante para la misión de la Iglesia, pero poco conocida: las Obras Misionales Pontificias.
Desde los primeros tiempos, el sostenimiento mutuo entre las Iglesias locales, comprometidas en anunciar y testimoniar el Evangelio, ha sido un signo de la Iglesia universal. De hecho, la misión, animada por el Espíritu del Señor Resucitado, amplía los espacios de la fe y de la caridad hasta los extremos confines de la tierra.
En el siglo XIX, el anuncio de Cristo recibió un nuevo impulso con la fundación de las Obras Misionales, con el propósito específico de orar y actuar de modo concreto para sostener la evangelización en los nuevos territorios. Estas Obras fueron reconocidas como Pontificias por el Papa Pío XI, quien, de esta forma, quería subrayar cómo la misión de la Iglesia hacia todos los pueblos está muy en el corazón del Sucesor de Pedro. ¡Y así sigue siendo! Las Obras Misionales Pontificias continúan hoy en día este importante servicio que comenzó hace casi 200 años. Están presentes en 120 países con directores nacionales, coordinados por secretarías internacionales de la Santa Sede.
¿Por qué son importantes las Obras Misionales Pontificias? Son importantes, sobre todo, porque debemos orar por los misioneros y las misioneras, por la acción evangelizadora de la Iglesia. La oración es la primera ‘obra misional’ – ¡la primera! – que todo cristiano puede y debe hacer, y es también la más eficaz, aunque esto no se pueda medir. De hecho, el principal agente de la evangelización es el Espíritu Santo, y nosotros estamos llamados a colaborar con Él. Además, estas Obras garantizan, en nombre del Papa, una distribución equitativa de las ayudas, de manera que todas las iglesias del mundo tengan un mínimo de asistencia para la evangelización, para los sacramentos, para los propios sacerdotes, los seminarios, para el trabajo pastoral, para los catequistas. Sostenimiento a los misioneros que evangelizan, y sostenimiento, sobre todo, con la oración, para que el Espíritu Santo esté presente. Es Él quien lleva adelante la evangelización.
Por eso, animo a todos a colaborar en nuestra común tarea de anunciar el Evangelio y sostener a las jóvenes Iglesias gracias a la labor de estas Obras Misionales. Haciendo así, en todos los pueblos, la Iglesia sigue abriéndose a todos y proclamando con alegría la Buena Noticia de Jesucristo, Salvador del mundo.
¡Gracias a todos de corazón!”.