Esta sigue siendo vuestra casa, no lo olvidéis


Queridos misioneros y misioneras de la diócesis de Burgos:

En vísperas del DOMUND D. Francisco, nuestro Arzobispo, me pidió que asumiera la tarea de colaborar en la Delegación de Misiones asumiendo el servicio que, hasta mediados de julio,  llevó con tanta ilusión y creatividad nuestro querido Martín Ángel. Muchos ya conocéis que este servicio no es nuevo para mí dada mi trayectoria misionera. Para quienes no me conocéis os diré que soy sacerdote diocesano de Burgos y pertenezco también al IEME. Nací en un pueblo de nuestra provincia, Revilla Vallejera; estudié en los seminarios de San José, de Misiones y en la Facultad y, una vez ordenado, marché a la República Dominicana donde pasé 14 años trabajando en los barrios marginados de la ciudad de Santo Domingo. En el año 1988 fui llamado a Madrid para ponerme al frente de la Formación en el IEME y más tarde fui nombrado Director General del IEME durante 10 años. Cuando terminé estos servicios y me disponía a regresar de nuevo a la misión, los médicos me aconsejaron no hacerlo. La verdad es que me costó muchísimo aceptar esta nueva situación pero gracias a Dios fui capaz de reaccionar y me ofrecieron trabajar al frente de la revista Misiones Extranjeras y continuar con la formación de misioneros y misioneras en la Escuela de Misionología como ya venía haciendo y en el Instituto de Pastoral de Madrid. Al cumplir los 65 años decidí regresar a mi tierra y ponerme al servicio de la diócesis. El arzobispo me asignó a una parroquia del barrio de Gamonal y también me pidieron coordinar el Departamento de Formación Sociopolítica de la diócesis dado mis estudios de sociología. Desde septiembre de 2010 estoy en Burgos y he tenido la alegría de poder colaborar muy directamente en la formulación del nuevo plan pastoral de la diócesis cuyo objetivo fundamental es la Nueva Evangelización y el prepararnos para el primer anuncio. En el Plan se aborda el tema de la evangelización y la verdad es que he podido aportar mucho de lo que yo he vivido en el campo de la misión en estos años pasados en República Dominicana y los 22 años de Madrid al servicio de una institución misionera como el IEME y al servicio de la misma iglesia de España desde la perspectiva de la misión.

Dadas mis condiciones de salud no podré dedicar mucho tiempo a este servicio. Estoy en diálisis desde hace ocho años y tengo que ir tres días al hospital. En principio estaré los martes y jueves durante toda la mañana en la Delegación para realizar, sobre todo, esa tarea que considero tan importante de acogeros, escucharos y ponernos a vuestra disposición en lo que podamos ayudaros en esa hermosa tarea que lleváis entre manos de hacer presente la Buena Nueva del Evangelios en esos contextos y situaciones tan necesitadas de la presencia del Señor.
Claro está que seguimos contando con la inestimable tarea de Maite que es quien estará al frente de la Delegación a tiempo completo.
Por hoy nada más. Simplemente quería daros la noticia y presentarme sobre todo para quiénes no me conocéis.

Que sigáis trabajando con la ilusión y la fuerte esperanza que nos caracteriza a los misioneros y misioneras Vosotros sí sois "la marca  España" como han recordado durante estos días algunos Medios de Comunicación. Contamos con la presencia y el apoyo desde el cielo de nuestro querido Martín Ángel.

José Manuel Madruga Salvador