¿En que Cristo crees tú? En un Cristo muerto o resucitado?

Pascua 2015


¡Cristo Vive¡ ha resucitado¡ venció  a la muerte, el único que  muriendo en la Cruz vence a la muerte resucitando  como lo había prometido,” Estaba muerto pero ahora vivo para siempre” Ap.1,17

Vivimos en un mundo en que  busca su “vida“ pasajera,  efímera, frágil, la que termina en un hospital o en un  accidente,  o de un infarto, en la guerra o en manos de la violencia, seguimos mil caminos de falsas promesas que no se cumple. Estamos en un mundo lleno de inventos, pero no ha inventado nada que pueda parar la muerte, y no lo consigue y no lo encuentra, porqué, porque lo buscan donde no está. Como diría el ángel aquellas mujeres que de madrugada buscan a Cristo muerto en el sepulcro. “No está aquí ha resucitado como lo había dicho “id a Galilea, allí lo veréis, él va por delante.” Esta gran noticia, es la que cambió el rumbo de la historia de los que creen, hay horizonte, hay esperanza, la muerte no tienen la última palabra, ha sido vencida  por Cristo, por eso como dice Pablo ya no busquéis las cosas de abajo las de la tierra, sino las de arriba donde está Cristo.y como dice Pedro de este Cristo resucitado  nosotros somos testigos, y hoy el mundo necesita de testigos que testifiquen su fe no solo con palabras sino con obras, con la vida concreta con una fe misionera que se comparte, por el camino de la humildad y del servicio.

Seguimos empeñados en buscar entre los muertos al que vive, Cristo no está muerto, está vivo, es fácil familiarizarse con un Dios que muere, nos emocionamos y nos sensibilizamos en el dolor y ante la muerte, en lo que no necesitamos creer porque lo vemos, pero  nos cuesta creer en un Dios que resucita, que sorprende, que rompe todos los esquemas del pensamiento, derriba todo los pronósticos y hecha por tierra  todo los cálculos, un Dios que no vemos su físico de resplandor  resucitado, pero vemos sus efectos, Dios siempre cumples las promesas y el prometió que resucitaría al tercer día, nosotros nos olvidamos pronto de las promesas de Dios pero El nunca se olvida de lo que promete. 

Le vemos en hombres y mujeres que  han sido capaces de dejar todo y seguirlo, de salir de su patria de su comodidad, o  de gente que se levantó y salió de sus vicios y de la oscuridad del pecado a la luz de la verdad, para ello se necesita fe, y la fe no se apoya en cálculos, no se maneja con la mente, sino con el corazón, no se apoya  en cosas que se ven con  los  ojos del cuerpo o de la cara, sino con los ojos del alma.

Cristo vive y está presente en el camino donde se da la vida, no donde se da la muerte, no en el poder, en la ambición  y la codicia en lo contable, no en la envidia y el odio, eso está en el mundo de la muerte la división o la violencia, Cristo está ya resucitado  en testigos del amor y la paz, de la unidad y de la entrega  consagrada,  en el  mundo de los vivos para siempre.

¿En que Cristo crees?¿ En un Cristo muerto o en un Cristo resucitado ?¿ dónde tienes tu esperanza? ¿ a qué te mueve tu fe? No te dejes robar la alegría de este Cristo resucitado hoy te ha traido, comunícala a los demás, compártelo, vívela cada día  siendo misionero en la Iglesia, nuestras parroquias deben ser  vivas, unidas y misioneras, no puedes ser mero espectador pasivo cuando Cristo te invita a ser apóstol y discípulo en su Iglesia. R.C
-- 
Monseñor Rafael Cob Garcia