Mons. Rafael Cob, Obispo de Puyo (Ecuador) 15 años de Episcopado. FELICIDADES



          El día 6 de Enero Monseñor Rafael Cob, obispo de Puyo, (Ecuador) celebraba 15 años de Ordenación Episcopal. Rafael Cob es misionero de nuestra diócesis de Burgos. Desde aqui nos unimos al Pueblo u Comunidades de Puyo  (Ecuador) para agradecer al Dios de la Vida su ministério y su servicio al Reino de Dios al frente del Vicariato de Puyo. Nos alegramos y celebramos contigo, Rafa, tu vida, tu sacerdócio y tu ministério Episcopal. Sabes que desde Burgos te queremos, te acompañamos y rezamos por ese pueblo y Comunidades a las que dedicas tu vida. FELICIDADES.

         Transcribimos a continuación la carta de Rafael Cob y alguna foto, que nos há mandado a la Delegación,  en este día de en que el Vicariato de Puyo celebró com él su ministério episcopal:


15 ANIVERSARIO EPISCOPAL:

(Los años pasan, el amor permanece)

                                                 6 DE NERO 2014

En este quince  aniversario de mi consagración  episcopal, trae a mi recuerdo  no una fecha rosada  por ser 15 años  desde aquel día en que Dios quiso  regalarme este don que no merecí ni nunca busqué.

Este año quiero recordar  aquel hombre que este año  la Iglesia canonizará  como el santo  de la nueva evangelización , evangelizador y misionero por excelencia  de los últimos tiempos , Juan Pablo II, al pensar que un santo puso sus manos sobre mi cabeza para implorar  que el Espíritu Santo llenara mi vida y me diera la fuerza  y su luz para cumplir la nueva  misión que me encomendaba el primado de Pedro   , que un santo me pusiera el anillo en mi dedo para recordarme que quedaba desposado  con la Iglesia de Cristo  y me diera su cayado como pastor  dispuesto a dar la vida por las ovejas. Que un santo me diera el abrazo de la paz para recordarme  que he de ser referente  vinculo de comunión y unidad  de la  Iglesia  católica, apostólica y romana. El darme con el episcopado el  poder consagrar nuevos sacerdotes que continúen  la tarea de ser otros cristos  que prolonguen el misterio  eucarístico  y su presencia, lleven el mensaje misionero  Id y  enseñad a todos los pueblos la Buena Nueva , es un acontecimiento  tan vital en la historia de mi vida ,que deja a uno anonadado, y cuestionado  para decir ¿Por qué a mí? No es solo un recuerdo presente en mi mente y en mi corazón que uno pueda contar cada detalle de lo que ocurrió  en  aquel día y en aquel   ambiente romano dentro de la Basílica de S. Pedro .
 

Han pasado 15 años , parece que fue ayer  pero no,  han salido muchas canas, hemos recorrido muchos Kilómetros, por tierra , por agua o por aire, pisando lodo o surcando ríos, cruzando la selva por arriba y por abajo , esperando  que el sol y la lluvia  de los días y las noches dieran vida a la frondosa y exuberante vida amazónica donde Dios me mandó  apacentar su rebaño. 15 años  de vida episcopal también dan  el tiempo suficiente para beber el cáliz de la amargura  y el vino de la alegría , para madurar  en el altar de la cruz  y sembrar la fe, la paz y la esperanza, como  los pies del mensajero que anuncia la paz.

                También como los reyes en aquella Epifanía , hemos  quedado  por momentos  con la estrella oculta en el camino  peregrino, y reemprender el camino de la fe que nos lleva a Jesús, y  hemos visto volver a brillar la estrella de Belén que nos guía  y nos llama a una entrega más generosa y total  en el día a día ,forjando  entre tristezas y alegrías los sueños de Dios.

15 años, como un adolescente que apenas se abre a la vida y contempla  pensando que tiene toda una vida  joven por delante, que desafía las tormentas y se levanta como un brazo de mar  que rompe entre las olas  hasta llegar a la orilla de la pacifica  playa.

Cuando miramos adelante  con nuevos horizontes pastorales hemos de hacerlo conscientes de que lo sembrado y construido  en el camino  debe darnos la experiencia  de que  no lo hemos hecho solos, sino con una comunidad de hombres y mujeres que Dios puso a nuestro lado y en nuestro camino y han creído en su palabra, no hemos arado en el mar ni sembrado en el desierto. Sabemos que  detrás nuestra voz estaba la Palabra que era luz y vida para nuestras gentes ,que detrás de nuestra s huellas que los pies dejaron en el sendero , otros llegan detrás  siguiendo el camino del espíritu  que mueve los corazones misioneros  para seguir construyendo su Reino. De nuevo decimos a Dios  en este aniversario ,Gracias por tu amor para conmigo,  cuenta conmigo porque yo cuento contigo.

Me gusta como a vosotros la novedad de la Navidad que hace con su amor todo nuevo, los 15 años de una fiesta rosada habla de una rosa cuyo color  nos puede hablar de una brisa suave  donde Dios se manifieste , de un  amor nuevo que nace, de una ilusión nueva que fluye en la mente, estoy viendo aquel rosal  que estaba junto a la puerta de mi casa cuando  era niño , cargado de rosas  cuyo color era el bello  rosado, que provocaba llevarlo a la nariz para oler su fragancia, rosal  del cual cortábamos  sus  flores  para poner en el altar a la Virgen  . que felices nos sentíamos en aquellos años  de infancia . hoy parece que las rosas  ya no tienen la  fragancia de antes ,aunque tenga el color que a capricho del hombre le queramos dar. Quisiera pedir a Dios que nunca  perdamos la fragancia de su amor , ese oler a oveja que dice el Papa Francisco u  olor a sacrificio, ese olor a incienso  de oración u olor a servicio. Importante es que la vida sea siempre testimonio de entrega haciendo las cosas con amor.

Parece que con el Papa Francisco llegó la nueva primavera a la Iglesia , me encanta cada día sus nuevos mensajes con una palabra que encandila y que con la fuerza del “coraje”  que anima,  podemos mover montañas. También le pido a mi Dios el coraje para seguir luchando, abriendo  trocha en esta selva , mar adentro como diría  Juan Pablo II, ir mas al fondo, y  como dice magistralmente  el Papa en su discurso a los superiores religiosos “despierten al mundo” y mirando a los religiosos/as pensar ”estas personas van más allá del horizonte mundano” pidiendo “ sean testimonio  de un modo distinto de hacer, de actuar y de vivir”  Nada fácil  el desafío  que nos pide a todos, pero necesario hacer ese esfuerzo y como nos recuerda, la prioridad de la vida consagrada: “la profecía del Reino que no es negociable” y vuelve a decirnos que nos puede haber faltado coraje para no sentir las frustraciones  apostólicas “ que Bendición de Dios tenemos en la Iglesia Católica con este Papa, que con tanta radicalidad nos propone la renovación de la Iglesia, todo ello llevará dolor  y cruz de la que él tanto habla, para de verdad sentirnos discípulos de Cristo, así terminaba diciendo a los religiosos  “gracias por su espíritu de fe y la búsqueda del servicio…y  también por la humillaciones  por la que tienen que pasar: es el camino de la cruz, gracias de corazón “

También yo en este día quiero agradecer a los sacerdotes jóvenes y mayores de nuestra Iglesia  que juntos con sus virtudes y defectos construyen la Iglesia de Jesús en esta tierra, gracias a las congregaciones religiosas que con su trabajo evangelizador  están tejiendo esta Iglesia misionera del Vicariato de Puyo, a todos misioneros laicos comprometidos, con los que desde su presencia activa han optado por ser protagonistas en la misión dentro de nuestro proyecto  pastoral  para convertirse en también en discípulos misioneros de Jesús en misión permanente  por la vida.

Si al empezar las santas misiones populares como trabajo prioritario de nuestra Iglesia  les pedía  corazón ardiente, manos suplicantes y pies de peregrino, hoy de nuevo  les pido que unidos  oren así  por mí, en este aniversario de mi consagración episcopal para que sea fiel  al amor que Dios ha puesto en mí , para que sea  como siempre he querido ser, un servidor fiel allí donde Dios más me necesite con mi lema episcopal: haced todo con amor . Gracias.       R. Cob