Tristeza y denuncia por el asesinato de dos sacerdotes en México




En la iglesia de Nuestra Señora de

 Fátima, en Poza Rica, Veracruz, se realizó ayer una misa de cuerpo presente para despedir a los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Suárez de la Cruz, asesinados el fin de semana. Foto Sergio Hernández

El la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima en Poza Rica, Veracruz, se realizó ayer una misa de cuerpo presente para despedir a los sacerdotes asesinados Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Suárez de la Cruz  el fin de semana


Este pasado lunes, eran encontrados sin vida los cuerpos de dos sacerdotes, secuestrados el día anterior en el estado mexicano de Veracruz. Las víctimas habían sido raptadas en la Iglesia de Poza Rica, con otra tercera persona que fue más tarde encontrada con vida.

El obispo de la diócesis de Papantla, Mons. José Trinidad Zapata Ortiz, manifestaba en un comunicado su profundo dolor por el fallecimiento de estos dos sacerdotes de su diócesis: “Con profundo dolor comunicamos a todos, el sensible fallecimiento de nuestros hermanos sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Suárez de la Cruz quienes fueron sustraídos durante la noche de la parroquia de Fátima y sus cuerpos fueron encontrados masacrados el día de hoy 19 de septiembre en el paraje conocido como la curva del diablo entre Poza Rica y Papantla.

Lamentamos profundamente la perdida de estos sacerdotes que primero fueron secuestrados y luego asesinados. Estamos muy consternados por esta noticia y en oración por su eterno descanso. Una vez más comprobamos que la violencia y la inseguridad se han enraizado en nuestra sociedad. Esperamos que las autoridades esclarezcan el crimen y que la pérdida tan lamentable de estos hermanos nuestros sirva para que llegue la paz que tanto deseamos, así como vocaciones sacerdotales para seguir la misión evangelizadora de la Iglesia”.

También el papa Francisco ha manifestado su pena por esta triste noticia expresando su más sentido pésame tanto a la comunidad eclesial como a los familiares, a la vez que asegura ofrecerá sufragios por el eterno descanso de estos “sacerdotes de Cristo, víctimas de una inexcusable violencia”. En el mensaje, el Santo Padre también manifiesta su firme condena “a todo atentado a la vida y dignidad de las personas, exhorta al clero y a los agentes pastorales de la diócesis a continuar con energía su misión eclesial a pesar de los obstáculos, siguiendo el ejemplo de Jesús el Buen Pastor”.

Desgraciadamente estas terribles noticias están a la orden del día en México. También ha sido encontrada sin vida la española María Villar Galaz, sobrina del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, tras ser secuestrada el pasado 13 de septiembre.

OMPRESS-MÉXICO (22-09-16)