Desde República Centroafricana. Jesús Ruíz Molina (Misionero Comboniano de Burgos)

                Jesús Ruíz Molina, Misionero Comboniano de Miranda de Ebro, Burgos, nos escribe este testimonio de presencia evangélica y misionera desde la Paz y  la Reconciliación al lado del Pueblo de la República Centroafricana. Sabes que desde las Comunidades y Parroquias de Burgos nos unimos desde la oración y apoyo allí donde están sus misioneros. Aqui compartimos su testimonio:
"Queridos, desde Bangui os envio alguna noticia y espero que no os entristezca mucho con tanta violencia, pero esto es lo que hay en estos momentos.
Yo estoy bien. ¿Qué tal vosotros? 
Seguimos unidos en la oración que nos da fuerza para continuar adelante a pesar de todo.
Saludos y un abrazo, Jesus"

 Lawa Lawa
Lunes 20 de enero de 2014

            Al llegar a Mbata el espectáculo es desolador. Muchas casas quemadas. En la parroquia hay un centenar de refugiados… Cuando les he saludado me cuentan sus penas. Al anochecer, estábamos cenando tranquilamente cuando hemos escuchado varios fogonazos de lanza roquetas… “

            “Hemos comenzado la Misa con unas sesenta personas (ancianos y los refugiados de la parroquia); casi todo el pueblo sigue escondido en la selva… me cuenta que han hecho el recuento de las casas quemadas y son unas ciento sesenta y cinco…”

            “Hoy el CNT (Consejo Nacional de Transición) ha elegido un nuevo Presidente de Transición en la persona de Cathérine Samba Panza, alcaldesa de Bangui. La elección ha generado esperanza en no pocos, pues la situación es más que caótica…”

            “La huida al exilio de nuestros hermanos musulmanes está trayendo consecuencias serias: ya no se encuentran productos de primera necesidad en el mercado, los precios se han disparado; conseguir viajar en coche es hoy una misión imposible… Nos estamos hundiendo en nuestra propia miseria. …”
No matarás!
“Barthélemy Boganda decía, "Zo kwe zo", « toda hombre es una persona ». Para nosotros los cristianos cada hombre es Templo de Dios; el que destruye una persona o sus bienes mata el espíritu de Dios que le habita”

            El otro día pedí a mi hermano Juanma que me envíe cuando pueda un libro que vi anunciado en Vida Nueva “El cansancio de los buenos” de un tal Roberto Almada; no sé bien si es lo que busco en estos momentos, pues me pregunto una y otra vez ¿cómo continuar a irradiar la luz en esta orgía de violencia y odio? Sí, estamos cansados y desorientados…”

            “En medio de este triste espectáculo he tenido una sensación de una soledad increíble. Cientos de personas contemplan el expolio; algún cristiano, no muchos se deja caer por las inmediaciones… Nadie reacciona, nadie se manifiesta; todos se callan…”

            “Hoy domingo había decidido no hacer homilía para manifestar mi desacuerdo con esta violencia institucionalizada contra los musulmanes y con el silencio de la mayoría de la gente y de los cristianos…, pero he querido evitar más enfrentamiento con la gente que tiene otros baremos de interpretación bien distintos de los nuestros, y les he hablado tres minutos diciéndoles que el bautismo que hemos recibido (hoy es la fiesta de la Vida Consagrada) es la Luz de Dios, pero cuando rechazamos su Luz nos ahogamos en nuestra propia oscuridad. Es lo que nos está pasando en estos momentos; nos estamos ahogando en nuestra propia miseria y oscuridad; lo peor de nosotros está saliendo a la luz pues hemos dado la espalda a Dios rechazando a los hermanos. El único mandamiento de Jesús es “Amarás a Dios con todas tus fuerzas, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”; el que rechaza, traiciona o hace mal a su hermano, musulmán o cristiano, no puede reivindicar el nombre de cristiano, no conoce a Dios…”

            “Estamos en la boca de la gente. Somos conscientes del riesgo que corremos, pero en estos momentos nos aferramos a ese Dios impulsor de la Vida y por eso no sé de dónde nos vienen las fuerzas para enfrentarnos al espíritu de muerte venga de donde venga. Personalmente sigue inspirándome el ejemplo del Maestro: “no hay mayor amor que dar la vida por aquellos que se ama”….

             “La jerarquía católica siempre lo ha tenido claro… El obispo de Bangui, desde el comienzo no hace más que luchar por la paz denunciando toda violación de los derechos humanos venga de donde venga, y así ha denunciado las matanzas de los Selekas y la de los Antibalakas. Ha hablado claro y fuerte en la prensa internacional contra el hecho de destruir las mezquitas y agredir a los musulmanes por el solo hecho de serlo…”
            ¿dónde han podido encontrar refugio los musulmanes perseguidos y heridos?, en el obispado… ¿Quién ha defendido a los musulmanes civiles cercados como animales? La Iglesia, siempre la iglesia católica, y por eso algunos nos acusan de complicidad con los musulmanes y nos amenazan…”

            “Cuando visito las comunidades cristianas hablo abiertamente de este horrible conflicto, y la casi totalidad de los cristianos de nuestras comunidades están contra esta violencia que se ha desatado estos últimos meses contra todos los musulmanes…; luego, quizás cuando las masas se enciende con gritos de odio y muerte es más difícil ser esa luz y esa sal de que nos habla el Evangelio…”
            “Llegando a Bangui he encontrado a mi compañero  que acaba de llegar para irse a su país pues no soporta esta tensión. Llegó al país a finales de noviembre para estudiar la lengua sango;  la inculturación en el país ha sido muy fuerte: muertes, agresiones, robo, refugiados. Demasiado para el cuerpo”….